Entrada destacada

Tiendas en las que encontrar Lirio de Sangre

He empezado a llevar Lirio a las tiendas a las que tengo acceso y voy a hacer una lista para que sepáis dónde podéis pillarlo. AVISO: Só...

domingo, 13 de enero de 2013

Rueda de prensa 1

"-Buenas noches, señorita. Ya era hora de que volviera, ¿no?

-Y da las gracias de que anoche leyera ese blog tan gracioso que me devolvió la fe, Dusty.

-Es usted muy dada a bajones, ¿no?

-Y a sacar aspiradoras.

-Yamecallo."

(Aviso: las respuestas que se den tendrán el nivel spoileador de haberse leído Odisea y los relatos paralelos publicados hasta la fecha. Si no habéis leído algo, es posible que os llevéis alguna sorpresa, quién sabe. Si sabéis de más, no seáis cabrones y callaos lo que sepáis, como los personajes que mientan descaradamente.)

La panorámica en un poco extraña en la sala, hay más conferenciantes que público. Los pobres llamados a declarar tienen que apiñarse, compartir silla y sentarse unos sobre las rodillas de otros, lo que, en algunos casos, resulta peligroso y dramático, a la par que cómico.

-Bien, ¿ya estamos todos? -pregunta la Escritora en su atril y recibe murmullos de toda clase por ambas partes-. Me lo tomaré como un sí. ¿Primera pregunta?

Una chica en la primera fila levanta la mano.

-Yo querría saber qué opinan de Redención.

-Por favor, ¿nos dices como te llamas? Es para saber qué poner en tu tumba por si te linchan por meter el dedo en la llaga. Ya sabes, simple formalismo.

-Luli -responde sin mostrarse demasiado preocupada por la opción. De hecho, parece entusiasmada de que alguno de los maromos, digo, personajes masculinos, se lance a por ella.

-¿Y a quién diriges tu pregunta?

-A todos.

-A todos, eh -suspira la escritora-. Esto va a ir para largo. A ver, empecemos por la tropa -se vuelve hacia la mesa de los conferenciantes.

-Yo no la conozco -responde Casandra-. Por suerte. Pero he oído que es un sitio muy chungo. Aunque... si van tipos con aquel al que arreé con el candelabro... -añade con tono de "entonces supongo que ni tan mal".

Sus palabras producen todo tipo de reacciones entre la gente que la rodea, desde firmes defensores hasta desquiciados que la quieren morder. La quinceañera se acerca a Diego, por si las moscas.

-No he estado allí ni ganas que hay -responde Amanda.

-El puto Infierno -contesta Diego sin cortarse un pelo, y recibe otro coro de reacciones, entre risas y afirmaciones.

-No sé, sin estar allí no puedo opinar -dice David con una de sus amplias sonrisas-. Pero supongo que es un lugar donde hay que tener mucha fortuna para salir bien parado.

-Paso de hablar de ese sitio -gruñe Víctor.

Una risa malévola surge de una esquina, de la que se aparta la gente instintivamente. Se oyen rechinar dientes furiosos.

-¿Algo que opinar, Elzay? -pregunta la Escritora con dureza.

-No sé qué tenéis en contra de ese lugar -responde un hombre maduro, trajeado, de aspecto pulcro, elegante y educado-. Para mí fue un paseo muy cortito -añade con una sonrisa galante que rezuma suficiencia.

-Gracias por tu opinión, ¿alguien más?

La multitud amontonada tarda unos segundos en dejar de emitir vibraciones de odio y terror hacia Averno.

-Personalmente, estoy hasta las pelotas de estar en esta puta cárcel -responde Bufo-. Klakla podría sacarnos, podría hacer un túnel a base de mordiscos, pero no quiere hacerlo y no lo entiendo, joder. ¿Puedes explicármelo tú? -le reta agresivo.

La Escritora desvía la mirada, hay cosas difíciles de explicar, sobre todo a los personajes que tienen que sufrirlas.

-Klaaaaah, ya te he dicho que en Redención estás más seguro.

-¡Mis cojones!

-Yo me lo paso bien -opina Riss divertido-. Un poco claustrofóbico, pero nada grave -se encoje de hombros.

-A mí me resulta un poco aburrido -interviene Uriel.

-Yo quiero salir... -musita Loidoria flotando a una distancia prudente de cualquier persona-. Salir y secar a ése hasta la muerte -añade con más dureza y un punto de demencia, señalando a Averno, que se limita a alzar una ceja.

-Puede que haya matado gente y eso sea ilegal -intervine Diana vehemente-, pero no se puede decir que esté mal. Se lo merecían. Y se lo merecen muchos más, que están ahí fuera, libres, convirtiendo en un infierno la vida de niñas y mujeres indefensas. Tengo que salir, no por mí, sino por ellas. Tengo muchos cuellos, tripas y entrepienas que rajar.

-Algún día tienes que explicarme en qué momento dejaste de hablar como una paleta -considera la Escritora.

-Me lo han pegado mis compañeros de piso -se encoje de hombros.

-Supongo que en Redención no siempre te cambia para peor -interviene Kielan-, no en todo al menos.

-¿Entonces tu opinión es...?

-Que es un caldo de cultivo donde puede surgir de todo, desde infecciones mortales hasta curas milagrosas. No es el mejor lugar del mundo, pero no sería el que soy sin esa experiencia.

-Claro, como a ti la mala perra te trata mejor por ser su médico cura-marionetas -le echa en cara Bufo.

-¡¿Qué me has llamado?! -brama ella.

-Cuidado, guarra, que aquí no hay cristal de por medio -le advierte malicioso el hombre azul verdoso.

-¡PEGALAAA! ¡DALE UNA PALIZAAAA! -grita como una posesa una chica con uniforme FOBOS muy recortado.

La Escritora chifla para hacerles callar. Unas descargas eléctricas después, la gente está más calmadita.

-¿Dónde está Allistor?

-Debajo de la mesa -informa Kielan-. Planeando convertirnos a todos en sus esclavos zombis.

-Encantador... -murmura sin emoción-. ¿No tiene nada que decir?

-¡Eh, carnicero! -llama el doctor-. Sal, que la jefa quiere que respondas.

-Redención es un asco, porque no me dejan hacer lo que quiero -responde asomando su cabellera larga negra-. Mucho maltratar presos, pero luego no me dejan hacer unos experimentos que tengo en mente.

-Tu eres gilipollas -le espeta la Alcaidesa-. En mi cárcel se hace lo que YO quiero. Y tus experimentos matan a la gente demasiado rápido.

-Grgrggr. Ya he respondido, no me molestéis más -Allistor se vuelve a esconder bajo la mesa-. Ya veréis cuando seáis mis esclavos y yo decida quién vive y quién muere -se le escucha rumiar.

-¿Alcaidesa? -pregunta la Escritora.

-¿Que qué me parece mi cárcel? Que se puede mejorar todavía -sonríe maligna.

-Disfrútala mientras puedas -canturrea un hombre maduro vestido de chatarrero, sentado sobre la mesa, sin importarle la cercanía de Averno.

-Romu... Algún día te pillaré -gruñe la mala perra.

-¿Alguien más? -aligeró la Escritora, a quien la respuesta se le está haciendo muy larga.

-¡Klaaaaaah, klaklaklakla! -pía Klakla agitando los brazos y girando sobre sí misma-. ¡Es divertido!

-Es mi patio de juegos -ronronea Tristán sonriendo lascivo (asumamos que su mirada también lo es, pero no lo podemos saber a ciencia cierta, porque su flequillazo nos hace barrera).

-Tiene sus buenos momentos -reconoce Dämon-. Pero es un poco agobiante estar bao tierra, a la mala perra me dan ganas de masacrarla, a Tristán le castraría al estilo de Diana y tengo que andar con cuidado para no involucrar a mi hermana.

-Bueno... no me gusta -interviene Krob, la FOBOS con uniforme recortado-, pero hay gente maja...

Hay un pequeño jaleo cuando tienen que sujetar a otro Doberman rubio para que no exprese su admiración hacia Redención, físicamente y a hostia limpia sobre la Alcaidesa y quien se le ponga por en medio.

-Zak, cálmate. ¿Alguien más?

Una redentora cegada levanta la mano.

-¿Sí, Cristina?

-Preferiría estar ahí fuera, pero aquí tengo tengo sexo en cantidad -responde sin reparos-. Y algunos son unos viciosos depravados -ronronea a continuación.

Bufo emite un silbido y de inmediato es placado por Klakla, posesiva. De mientras, un preso al que llaman Maniquí, se sonroja al tiempo que lanza miraditas a Tristán.

-Esto es un pozo de depravación sin fin -murmura la Escritora-. Resumiendo, es un infierno, pero algunos sabéis divertiros. Yuju. ¿Siguiente pregunta? Cortita, por favor, que esta se me ha hecho larga.

Luli vuelve a levantar la mano.

-También quiero tu opinión.

-¿Yo? Pues si soy la que ha creado todo esto, se supone que... todo lo que han dicho ellos, más lo que no han dicho los que esconden cosas. Es un lugar horrible, están todos tarados, hay mucha depravación, pero como ya ha dicho la mala perra, podría ser peor.

-¡No me jodas, hombre! -exclama Bufo, con Klakla agarrada cual koala-mochila a su espalda.

-¿Me lo dices a mí o a Tristán?

-Perra...

-Yyyyyy, me voy a tomar un té. Seguimos después de la publicidad, digo, del descanso. (Es decir, otro día) -anuncia bajándose del estrado y se acerca a Luli-. Otra pregunta más como esa, y te mando a Averno, Riss y la mala perra por tu compleaños, ¿de acuerdo? -pregunta con una sonrisa tan amplia como sardónica, y tan luminosa como las llamas del infierno.

-¿Tengo llamas? -exclama la Alcaidesa-. Ah, sí, las de la incineradora que pulveriza los cadáveres.

"-Menudo percal... -murmuró Lord Dustington.

-¿Verdad? Reza para no encontrártelos -le recomendó dando un sorbo a su té frío."

4 comentarios:

  1. Que majos son, me dan ganas de abrazarlos y apachurrarlos a todos (con alguna excepción xD)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que te gusta que Bufo sea tan malhablado XDD

      Eliminar
  2. Uhhh tanta celebridad junta! o3o

    Muy interesantes las respuestas, si señor, me gusta que las respuestas se extiendan tanto :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejorcito de Lirio, todos juntos y revueltos XDDD

      A mí no, acabé un poco mareada de tanto personaje, eso que no habrán salido ni la mitad de los que podrían opinar... >.<

      Eliminar